AER Automation y AMEC Positive Industry presentan su acuerdo de colaboración

SUMCAB
SUMCAB
  • Las dos asociaciones han organizado en DFactory Barcelona un evento de presentación que ha incluido una mesa redonda sobre industria 4.0 con representantes de Kivnon, Aritex y Mimasa
Amec Y Aer Presentacion Acuerdo De Colaboracion Dfactory Barcelona

AER Automation y AMEC Positive Industry han presentado su acuerdo de colaboración, firmado el pasado mes de octubre, en el espacio DFactory Barcelona durante la semana del Mobile World Congress. Alex Salvador, gerente de AER, y Diego Guri, director general adjunto de AMEC, han sido los encargados de iniciar con la presentación del convenio un evento conducido por Alfonso Muñoz, responsable de Desarrollo de Negocio y Gestión de Proyectos de AER.

Para AER Automation, el acuerdo estratégico del cuatrienio pasado fue con CEOE-CEPYME. En el actual, lo es esta alianza con AMEC, que nos hará volar”, ha valorado Salvador. Guri también se ha mostrado muy satisfecho con esta alianza entre la principal transversal de automatización del país y la principal vertical de empresas industriales. “Este evento es un ejemplo de lo que queremos conseguir”, ha afirmado. Asimismo, ha compartido algunas propuestas de valor que AMEC ha querido incluir en el acuerdo, como el acceso a las formaciones que ofrecen desde su entidad en campos como la internacionalización.

Aer Y Amec Presentacion Acuerdo De Colaboracion Mesa Redonda Dfactory

Dialogando sobre industria 4.0

Tras la presentación del acuerdo, tres profesionales de la industria se han reunido para dialogar sobre el futuro de la automatización en una mesa redonda titulada “Automatiza para crecer: prepárate para la revolución 4.0”. En ella, han participado Thierry Delmas, director general de Kivnon; Carlos Méndez, director de ventas de Aritex, y Albert Puxan, director general de Mimasa. Aureli Vázquez, periodista y socio-fundador de la agencia de comunicación Beat Content, ha sido el encargado de moderarla.

Vázquez ha querido iniciar la mesa con la pregunta de si, a 2024, el 4.0 sigue siendo una revolución o ya es una obligación. “La palabra revolución ya está pasada. Las tecnologías van evolucionando y cada empresa, en su línea de producción, tiene que ir encontrando aquellas que mejor le aplican”, ha valorado Méndez, cuya compañía, Aritex, está especializada en líneas de producción industriales llave en mano para principalmente las industrias automovilística y aeronáutica.

Delmas, por su parte, ha afirmado que “la automatización permite a las empresas seguir siendo competitivas en un entorno en el que la mano de obra cualificada escasea”. La dificultad para encontrar mano de obra cualificada cuando el entorno y los accionistas piden seguir creciendo también la ha subrayado Puxan, que ha explicado que esta escasez no solo afecta a trabajos repetitivos, sino que también lo está empezando a hacer a cualquier posición cualificada dentro de una empresa.

En la adopción de tecnologías de la industria 4.0, el tamaño de la empresa, así como el contexto económico, son otros factores a considerar. Puxan, que es director general de Mimasa, una pyme especializada en la fabricación de maquinaria para procesos de lavado, ha asegurado que “una de las cosas que nos frena a la hora de invertir en automatización es el cuándo hacerlo: existe el miedo de gastar en una tecnología que, en pocos meses, sea superada o igualada por una más barata”. También ha añadido otro factor: lograr una producción con unas series mínimas que justifiquen inversiones de este tipo. “Si queremos sobrevivir, debemos replantearnos nuestro proceso para que sea fácilmente automatizable”, ha valorado.

Las grandes empresas ya están convencidas de la necesidad de invertir en automatización y ahora buscan un paso más: hacer esa automatización más eficiente mediante datos y sensores, por lo que están en una fase más avanzada del 4.0”, ha afirmado Méndez, director de ventas de Aritex. “En las empresas pequeñas, en cambio, hay una parte atraída por la lingüística y la moda de querer lo más moderno, pero que se sorprende con los precios de las tecnologías, y otra que está convencida de la necesidad de automatizar porque ven que está en riesgo su modelo de negocio. Con esta última tenemos que hacer un trabajo didáctico”, ha señalado.

Sobre el problema del cuándo hacerlo que comentaba Puxan, Méndez opina que “solo tiene sentido esperar cuando tienes claro que esa tecnología que necesitas va a llegar”, además de resaltar la importancia de tener casos de referencia, algo que la colaboración entre AMEC y AER va a facilitar.

Delmas, director general de Kivnon, un fabricante mundial de AGV que el año pasado alcanzó los 5.000 robots móviles instalados, ha querido añadir otro factor, más allá de las necesidades productivas, que está empujando a las empresas a automatizar: la seguridad. “Gracias a la robotización se producen muchos menos accidentes en las fábricas y eso los clientes lo valoran mucho”, ha afirmado. Asimismo, ha enfatizado que “la facilidad de utilización de las soluciones de robótica y automatización tiene que ser mucho más alta, a pesar de que la robótica colaborativa ya ha ayudado mucho en este proceso”.

Colaboración humano-máquina e IA

Aureli Vázquez, moderador de la mesa redonda, ha querido continuar el diálogo hablando de inteligencia artificial y de colaboración humano-máquina. “La colaboración humano-máquina es básica para que cualquier sistema de automatización sea rentable”, ha afirmado Delmas. “En el sector industrial, donde nos enfocamos, hemos pasado de robots industriales que se percibían como peligrosos y que había que aislar, a robots colaborativos que precisamente proporcionan seguridad”, ha añadido.

Por su parte, Méndez ha destacado la contribución positiva de los robots al trabajo de los humanos, señalando que la robótica industrial ha evitado trabajos repetitivos y penosos, mientras que la robótica colaborativa nos permite dedicarnos a tareas de mayor valor añadido. “Probablemente lleguemos a un punto en el que los robots puedan producir solos. ¿Es deseable? No veo el problema, podremos hacer otras tareas”, ha concluido preguntado por uno de los asistentes.

Sobre inteligencia artificial, Méndez ha incidido en que “el sector industrial hace por lo menos 10 años que aplica la IA con algoritmos de aprendizaje automático en las máquinas” y que “la fase ahora es ir mejorando esta aplicación gracias a las pujantes capacidades de computación”. Puxan ha añadido que “nuestros clientes se interesan cada vez menos por los elementos mecánicos de nuestras máquinas y cada vez más por su capacidad de recoger datos y cómo estos se les transmiten”.

Delmas ha querido centrarse en cómo desde Kivnon están aplicando la IA para el servicio al cliente mediante chatbots. “El 80-90% de las preguntas que recibimos son preguntas fáciles que puede atender perfectamente, y más rápidamente, una máquina, reduciendo el estrés del cliente. Para el 10% restante, sí que contamos con humanos. La inteligencia artificial hace que la relación que tenemos con nuestros clientes sea más fluida y sencilla”.

Talento y mujeres STEAM

La mesa redonda ha finalizado con dos dificultades que afronta el sector: la de atraer y retener talento, por un lado, y la de que este talento sea en parte femenino, por el otro. “Tenemos que hacer mucho marketing de nosotros mismos, ya que somos uno de los sectores más atractivos”, ha señalado Delmas sobre la atracción de talento. Referente a la siguiente fase, la retención, Méndez ha afirmado que “los niveles de rotación van a subir más, por lo que hay que encontrar formas de que el talento se quede, y aquí el liderazgo juega un papel fundamental”.

“En nuestra empresa hemos incorporado cada vez más talento femenino, pero es difícil porque sigue habiendo muy pocas mujeres que estudien ingeniería y que quieran venir a un entorno industrial”, ha comentado Puxan sobre la baja representación de las mujeres en la industria. De igual forma, Méndez ha señalado que “es un problema estructural”, además de compartir dos factores que pueden ayudar a una mayor atracción: que haya mujeres en cargos clave, como la dirección de una planta, y que las fábricas sean entornos cada vez más silenciosos y limpios.

Finalmente, el acto ha concluido con una sesión para establecer contactos entre los asistentes. La del pasado 27 de febrero ha sido la primera de una serie de acciones conjuntas entre ambas entidades que incluirán más eventos, formaciones y proyectos.

PILZ
PILZ
JAI24
SUMCAB
PILZ
JAI24