“Las JAI’2024, X edición del evento, se celebrarán del 10 al 14 de febrero de 2025”

SUMCAB
SUMCAB

Entrevista a Nacho Armesto, doctor Ingeniero Industrial y profesor de la Universidad de Vigo (UVigo)

Entrevista Nacho Armesto Automation Review Universidad De Vigo
Nacho Armesto, doctor Ingeniero Industrial y profesor de la Universidad de Vigo

Nacho Armesto es doctor en Ingeniería Industrial por la Universidad de Vigo (UVigo), centro al que continúa vinculado como profesor y director del departamento de Ingeniería de sistemas y automática. Es especialista en áreas como la automatización industrial o las tecnologías de comunicación y tiene un perfil marcadamente divulgador, con colaboraciones en medios de comunicación, libros y eventos sectoriales.

Participa desde su primera edición, hace 20 años, en la organización de las Jornadas sobre Tecnologías y Soluciones para la Automatización Industrial (JAI), un evento consolidado que une empresa y universidad, atrayendo además a grandes profesionales de la industria a Vigo. ¿Qué podemos esperar del próximo Congreso Internacional JAI’2024?

Tenemos por delante un programa de más de 40 horas de conferencias sobre temas relacionados con digitalización, automatización y robótica. De lunes a viernes y en la Escuela de Ingeniería Industrial de la Universidad de Vigo. También repetiremos el showroom, un espacio en el que las firmas participantes exponen ante los miles de asistentes sus tecnologías más innovadoras. Prevemos que el número de empresas participantes en estas actividades será prácticamente el mismo que en ediciones anteriores [más de cincuenta].

Además, en la edición de este año hemos apostado especialmente por la creación de sinergias con otras asociaciones, como el Digital Innovation Hub de Galicia (Dihgigal), una potente agrupación de clústeres gallegos de sectores como la automoción (CEAGA), las TIC o el naval (ACLUNAGA). Hace años ya colaboramos con uno de sus socios, el CEAGA, y el resultado fue muy positivo, ya que ayudó a atraer a las JAI a grandes profesionales de la industria.

También contaremos con la Sociedad Internacional de Automatización (ISA), cuya participación contará con una mesa redonda sobre ciberseguridad, y con HispaRob, con quienes organizaremos otra mesa redonda sobre investigación en robótica con ponentes de primer nivel, entre otras iniciativas. Y, desde luego, también contamos con AER Automation. Vamos a convertir Vigo en un polo de la automatización, digitalización y robótica.

El próximo 7 de noviembre, Vigo será la sede del AER 6th Summit. ¿Cómo valora el ecosistema en tecnologías de industria 4.0 de esta ciudad? ¿Qué atractivos tiene Vigo para empresas o centros tecnológicos del sector y para el talento STEAM que sale de universidades como la suya?

En el ámbito de la industria 4.0, Vigo es una ciudad pionera gracias al empuje de la factoría que tiene Stellantis, una de las más productivas y avanzadas del grupo en sus tecnologías de fabricación. El año pasado, por ejemplo, produjo más de medio millón de vehículos. Esta fábrica, a su vez, ha generado un ecosistema de proveedores Tier 1 y Tier 2 no solo en la ciudad, sino también en zonas próximas como Porriño (Pontevedra) e incluso Portugal, que además no solo alimentan a esta planta, sino a otras que hay en el país. El gran tractor industrial de Vigo es, sin duda, la automoción.

Por otra parte, es una ciudad que ha tenido estudios relacionados con el ámbito industrial desde 1901, por lo que es un polo formativo en el campo de la tecnología. Y a ello hay que añadir la presencia de centros tecnológicos punteros, como AIMEN, altamente especializado en el campo de los materiales y las tecnologías de fabricación avanzada. También el CTAG, especializado en automoción e involucrado en decenas de proyectos europeos, y Gradiant, cuyo patronato está formado por las tres universidades públicas gallegas, las principales empresas TIC que operan en Galicia, Abanca y la asociación INEO.

Más allá del ámbito de la industria 4.0, hay otras actividades potentes en Vigo como la naval, la de la pesca, en la que somos un actor importante en el procesado de industria de pescado congelado, y la de la piedra, con importantes canteras en Porriño.

Promovió en enero de 2022 una titulación pionera en España para formar especialistas en ciberseguridad industrial. Dos años más tarde, ¿qué balance hace del funcionamiento de este curso de Especialista en Ciberseguridad Industrial de la Universidad de Vigo?

La Universidad de Vigo forma parte del proyecto “Galicia 2030: Perfiles profesionales de futuro y nuevas titulaciones y especialidades universitarias”, promovido por la Xunta de Galicia para crear un catálogo de perfiles profesionales de futuro y una propuesta de nuevas titulaciones universitarias para Galicia. Como resultado, las universidades gallegas han implementado una serie de titulaciones, en asuntos como la inteligencia artificial o la fabricación aditiva, que están teniendo mucho éxito y están atrayendo a estudiantes de fuera de Galicia. Tenemos un máster interuniversitario de ciberseguridad, pero el curso al que haces referencia en la pregunta ha quedado parado.

Es un curso que surgió a raíz de escuchar a los fabricantes en las JAI y cuyo programa definimos escuchando las necesidades de empresas fabricantes e integradoras. Recibió el apoyo de Siemens, Fortinet o Nozomi Networks y la primera edición tuvo éxito: sus alumnos, la mayoría profesionales ya en ejercicio, quedaron muy satisfechos. Pero no hemos hecho la segunda edición al no lograr atraer la cantidad de alumnos que queríamos. De todas formas, creo que ha sido una buena idea, un modelo de colaboración empresa-universidad que defiendo y creo que terminará cuajando en el futuro, quizá nos hemos adelantado. Tenemos un máster en Mecatrónica que también se creó con la misma lógica y del que llevamos ya más de diez ediciones con mucho éxito.

Vigo es una ciudad pionera en industria 4.0 gracias al empuje de la factoría que tiene Stellantis, una de las más productivas y avanzadas del grupo en sus tecnologías de fabricación

La colaboración entre universidad y empresa es un asunto que define como una de sus especialidades. En una entrevista con Atlas Tecnológico de marzo de 2022, por ejemplo, afirma ser partidario de que el tejido productivo y empresarial ayude a orientar, proponer y financiar las líneas de investigación universitaria. ¿Cómo trabajan esta colaboración en la Universidad de Vigo? ¿Cuál sería su modelo ideal?

El proyecto de Galicia 2030 al que he hecho referencia en la pregunta anterior me parece un caso de éxito en este sentido. También diría que las JAI son otro buen ejemplo desde el ámbito educativo. En investigación, me gustaría, por un lado, que hubiera jornadas similares a las JAI en las que las empresas cuenten sus problemas y los centros de investigación compartan sus capacidades. Creo que hay que relacionar a las personas. Por el otro, hay un asunto más estructural, y es que hay más incentivos para investigar con una orientación a publicar papers en revistas internacionales que a investigar para resolver problemas del tejido productivo de tu entorno. Creo que lograr estas transferencias, en titulaciones relacionadas con la ingeniería, debería pesar más en los currículums de los profesores y así ser incentivadas.

En esa misma entrevista, afirmó que había que potenciar a las ingenierías que orbitan alrededor de las empresas tractoras de industria 4.0 para que compitan por los grandes desarrollos. ¿Desde el mundo universitario se puede contribuir a ello?

Considero que es más bien algo cultural. Visito Alemania con cierta frecuencia y algunas empresas de ese país participan en las JAI, y lo que veo del modelo alemán es que muchas compañías tienen el nombre de la persona que las funda y que persisten durante varias generaciones de la familia. En España, para mí un ejemplo sería Inditex, en donde también percibo esa intención de que el negocio persista en el tiempo, tenga el sello familiar y deje huella en La Coruña en particular y en nuestro país en general. Talento tenemos y, de hecho, cuando este se va a otros países causa muy buena impresión.

Trasladado a tu pregunta, yo creo que, en España, al menos en el ámbito de la automatización industrial, carecemos de esos grandes fabricantes que inventan y crean los productos, pero sí que tenemos fábricas que dominan muy bien los procesos. Somos competitivos en el mercado global, aplicamos las tecnologías y creamos plantas eficientes. Pero nos cuesta hacer crecer una pyme y estas son al final muy pequeñas.

Hablemos de automatización industrial, otra de sus especialidades. ¿Qué habilidades y conocimientos cree que son esenciales para los profesionales que trabajan en ella?

Las titulaciones relacionadas con la automática, como el grado en Ingeniería en Tecnologías Industriales o el grado en Ingeniería en Electrónica Industrial y Automática, son adecuadas para una persona que va a dedicarse a la automatización industrial. Se pueden, además, complementar con algún máster. Eso sí, nos hemos dado cuenta de que para fabricar máquinas de alto rendimiento cada vez hay que fusionar más la mecánica con la automática y electrónica, ya que para que las máquinas sean más rápidas, tienen que ser más ligeras y eficientes.

Un máster en Mecatrónica, por lo tanto, es una opción formativa muy buena para profesionales que han estudiado un grado relacionado con la automática y que quieren tener más conocimientos sobre mecánica, así como para ingenieros mecánicos que quieren disponer de más conocimientos de automática para poder desarrollar esas máquinas de alto rendimiento. Un máster en Robótica y Sistemas de Control también podría ser un complemento formativo muy recomendable.

Puede haber otras vías como estudiar Telecomunicaciones o Ingeniería Informática y posteriormente introducirse en el entorno industrial mediante un máster en Mecatrónica o con dobles grados con titulaciones relacionadas con la automática. Estos son perfiles profesionales muy interesantes, ya que ayudan a integrar en el ámbito industrial tecnologías como el IoT, la ciberseguridad o la inteligencia artificial.

En España somos competitivos en el mercado global, aplicamos las tecnologías y creamos plantas eficientes, pero nos cuesta hacer crecer una pyme y estas son al final muy pequeñas

Ha participado en muchos proyectos de investigación relacionados con automatización industrial. ¿Qué tendencias presentes o futuras destacaría en este segmento?

En la investigación se está viendo cómo aprovechar la robótica colaborativa y sensitiva, la realidad virtual, los gemelos digitales o la inteligencia artificial para crear nuevas filosofías de producción. Veo que se está trabajando en el desarrollo de los procesos, especialmente en las fases previas de análisis, con el objetivo de llegar a la implementación con una solución que sea lo más eficiente posible, ahorrando costes, especialmente en las más costosas fases de instalación y puesta en marcha.

Se están analizando procesos tradicionales y se está viendo cómo mejorar sus ineficiencias con estas tecnologías, cómo integrarlas en los procesos. Un ejemplo es la automoción, en donde el crash test antes se hacía con coches físicos y ahora los fabricantes trabajan con gemelos digitales que facilitan que el coche físico se utilice solo en las pruebas definitivas de homologación y con una alta probabilidad de que cumpla la normativa.

Es representante en España de la OPC Foundation, el organismo responsable del desarrollo y mantenimiento del estándar de interoperabilidad OPC, y define su función con esta tecnología como “evangelizadora”. ¿Podría explicarnos más sobre OPC?

La OPC Foundation es una asociación que nace para estandarizar los protocolos de comunicación, ya que cada fabricante de sistemas SCADA creaba drivers específicos para cada autómata, generando cientos de ellos. Lo que se propone es una división cliente-servidor en la que el servidor lo desarrolla el fabricante del autómata, el cliente lo desarrolla el fabricante del sistema SCADA y la interfaz entre cliente y servidor, y también entre servidores, es lo que estandariza la OPC Foundation. Este nuevo enfoque supuso un cambio muy importante y tuvo éxito en múltiples sectores, aunque en sus inicios en los años noventa estaba limitado al sistema operativo Windows. De hecho, el acrónimo OPC nació de OLE (Object Linking and Embedding) para Control de Procesos. Actualmente, deriva de Open Platform Communications.

Ese estándar evoluciona y en 2008 nace OPC UA, una solución más moderna, segura y flexible para la comunicación y la integración en entornos industriales que se ha convertido en el estándar de referencia a nivel mundial. La asociación, que actualmente preside Stefan Hoppe, buscó en su momento un evangelizador de la tecnología en cada país y en España yo fui el elegido gracias a la recomendación de un fabricante. La sinergia que tengo con ellos es muy importante, nos damos visibilidad y, además, OPC UA es un estándar de comunicación en el que creo.

¿Cómo valoran su experiencia como asociados de AER Automation?

Como representante de la Universidad de Vigo, puedo decir que la experiencia es fantástica. Hemos creado una relación win-win para ambas entidades de la que también han derivado relaciones personales muy buenas. Deseo que AER siga creciendo porque su función es muy importante.

PILZ
PILZ
JAI24
SUMCAB
PILZ
JAI24